Nuevos relatos publicados: 23

Mi primera vez anal con un negro

  • 4
  • 23.723
  • 8,70 (10 Val.)
  • 0

Este relato va a ser sobre mi anécdota perdiendo mi virginidad anal, si anal sin mi consentimiento y como a pesar de eso lo disfruté y hoy en día puedo decir que soy una adicta al sexo anal.

Ese día luego del trabajo fuimos un grupo de amigos del trabajo y mi pareja por hacer referencia (quien en ese entonces era el man que me comía) nos fuimos a un barcito a tomarnos unos tragos, como en ese lugar hacia mucho frío escogimos tomar ron, yo lo tomo con Coca-Cola porque el ron solito no me pasa, había buena música, buena charla en definitiva un buen parche.

Se acabó la primera botella de ron, pedimos otra y como buenos bebedores empezó el relajo, uno de mis compañeros de trabajo vivía cerca del sitio donde estábamos tomando, así que mi pareja me dijo que iría al baño, pero que iría al baño de la casa de nuestro compañero, yo no entendí el mensaje subliminal así que seguí bailando y jodiendo, a lo que él me manda un mensaje diciendo: “vamos para la casa, los dos”. Él me estaba esperando en una vereda que había que pasar camino a la casa, para ponerlos en contexto ese día yo andaba de vestido marrón corto pegadizo al cuerpo, tenis blancos, cabello suelto, tanguistas brasileñas negras, adicionándoles mis gafas porque no veo y ayudan con el oufit de perra.

En lo que llegamos a la casa de nuestro compañero, yo fui al baño, el también y luego nos empezamos a besar, el me empezó a subir el vestido y a tocarme (evidentemente con los tragos yo ya estaba mojada) si si soy la tipo; los tragos se me van pa’l chocho siempre y cuando me motiven jajaja nos recostamos en una camita pequeña que había en una de las habitaciones, tenía una ventana al lado (escuchábamos a una pareja pelear) y nosotros en lo nuestro.

El al principio me dedeaba y como estaba tan mojada eso le encantaba, así que lo metió vaginal en posición de misionero y yo gritaba como loca mientras al lado seguían peleando yo estaba muy muy excitada era demasiado rico oír pelear a la parejita y nosotros pasando bueno jajaja él me decía estás muy mojada que rico que rico ese chocho y yo más me mojaba tenía todo lubricado cambiamos de posición a perrito, me seguía dando por el chocho y al oído me dice: “mami quiero culito”.

Cuando menos pensé ya lo tenía adentro y en esa posición se sentía tan rico obviamente me dolía y le dije “no voy a aguantar”, pero el me hablaba en el oído y me decía “si si puede aguanta”, que se siente tan rico oírlo decir esas cosas y saber que él lo estaba disfrutando me dejé llevar y me lo empezó a meter poco a poco, entraba y salía, me seguía doliendo, pero no me importo porque era mas el placer de tener su pene a dentro que el dolor que sentía.

Igual al pasar unos segundo de tanto entrar y salir lubricaba perfectamente que ya solo me enfoqué en el placer, el me cogia las piernas con fuerza y me daba duro, yo gritaba tan fuerte que creo que los que estaban peleando nos oyeron y se quitaron de ahí, y eso que ellos fueron parte de la locura porque al igual que yo, a él eso le encantaba que nos oyeran coger. Cabe destacar que el que me estaba comiendo el culo era un negro de 1.87 cm de alto y un pene súper dotado delicioso.

Yo no los oí más me concentré en lo mío, esas embestidas tan ricas que me estaban dando y obvio era un culito virgen, él lo sentía aún más tanto así que no se demoró mucho en acabar, primera vez que me acaban dentro de mi culito ¡Que experiencia tan rica!

Luego de eso me lave, él se lavó y seguimos en el parche, al pasar las horas seguimos tomando, pero en la casa de nuestro amigo y después de esa rica culeada él quería más y obvio yo también. De perra me le puse en la misma posición que la primera vez y me cogió así nuevamente, solo me subía el vestido y ya me cogió así como por unos 40 minutos porque ese hombre tenía el pene como dice el: “Pa partir panela” (y lo que me partió fue el culo), me cambio de posición me puso en 4 y me seguía comiendo por el culito, era rico saber que afuera estaban nuestros compañeros y nosotros ahí pasando rico y la habitación sin puerta, incluso el dueño de la casa nos pasó por un lado y vio cuando me tenían como pollo en braza dándome por el culo jajaja fue demasiado excitante!!!

Dos polvos anales la primera vez, era evidente que eso era lo mío…

En la mañana nos levantamos y me le monte, esta vez si un mañanero vaginal bien rico más lechuita para mi chocho.

Cabe destacar que desde ese día es fijo que cuando me comen, me comen el culo siempre ando preparada me encanta la sensación de tener un pene entrando y saliendo por mi culo y luego cuando me lo llenan de leche me encanta aún más.

(8,70)